Informe preliminar de los trabajos de excavación i restauración realizados enel yacimiento de Oxirrinco (El-Bahnasa, Minia), durante la campaña de 2010

 Josep Padró, Hassan Amer, Jordi Campillo, Nuria Castellano, Marguerite Erroux-Morfin, María Luz Mangado, José Javier Martínez, Maite Mascort, Esther Pons, Irene Riudavets, Eva Subías y Anaïs Tillier

 

Los trabajos realizados por la Misión Arqueológica de Oxirrinco durante la campaña de 2010 se desarrollaron entre el 25 de octubre y el 17 dediciembre de 2010, con una prolongación excepcional hasta el 13 de enero de 2011.

Los objetivos de este año en la Necrópolis Alta eran proseguir la excavación al sur de la tumba 11, con la finalidad de poner en claro los numerosos grupos de camaras funerarias visibles en este sector con los vistos durante el fin de la campaña de 2009.

Tambien se continuan la limieza del gran edificio de culto, construido de piedra que se comenzó a excavar en 2008 y 2009 de cuyas dimensiones aún desconocemos.

Fuera de la Necrópolis Alta, se han continuado las excavaciones de la gran villa fortificada de época bizantina situada al N.O. de la ciudad antigua.

Pralelamente, este año hemos dado por acabado los trabajos de reconstrucción y consolidación arquitectónica de muchas de las tumbas de la Necrópolis, así como las estructuras interiores y exteriores del Osireion y el oratorio copto descubierto en 2009 al Norte de la ciudad.

La excavación del sector 2D de la Necrópolis Alta obligava a continuar la excavación de los niveles superiores ocupados por las estructuras de ladrillo del ángulo N.E. de la segunda cas funeraria paleocristiana, comenzada a excavar en años anteriores i que podemos deniminar “de los hijos de Apolonio”. Recordemos que esta casa funeraria tiene una planta cuadrangular i que esta muy cerca i al Sur de la primera, que podemos denominar “del monje Febamon”. Las dos tienen una planta y unas dimensiones parecidas, aunque su distribución interior es diferente. Tanto una ocmo otra tienen numerosas criptas con abundantes enterramientos colectivos.

Cabe destacar que la excavación de la casa funeraria dle hijo de Apolonio ha proporcionado este año el hallazgo de dos pequeños frangmentos de inscripción reutilizados escritos en latín, en capital cuadrada de buena calidad. Se trata de la primera inscripción en latín encontrada en Oxirrinco.

Por otra parte, en los estratos inferiores se han podido terminar la excavación de la tumba 11 (comenzada enel año 1992), así como identificar las estructuras de las tumbas 23 a 31, todas parecen de época del Alto Imperio Romano.

La excavación del sector 24 de laNecrópolis Alta ha permitido comprobar que el edificio de culto es un gran templo, de dimensiones hasta ahora desconocidas, el techo del mismo estaba sustentado por numerosas filas de columnas. La calidad de los capiteles corintios, de las basas de columnas i de los frangmentos de marmor encontrados demuestran pese a su estado de destrucción y el hecho de haber estado reutilizados en época cristiana, que se trata de un templo pagano, del Alto Imperio o anterior, construido según los modelos de la arquitectura greco-romana. Si tenemos en cuenta su posición, en el límite de la Necrópolis y de cara a la ciudad y a la Calle Ancha del Norte, este templo podría ser el Serapeo de Oxirrinco. Recordemos al respecto que Krüger, de acuerdo con la información de los papiros, situa precisamente aquí el emplazamiento del Serapeo, delante de la Calle Ancha del Norte, eje viario de la ciudad en sentido E-O., que conducía desde el Bahr Yussef al Serapeo. Además si prolongamos el eje viario mencionado desde el cruce con la calle Norte-Sur, pasando por le Serapeo, en dirección Oeste, terminamos por llegar en línea recta al centro del Osireion. En resumen, si bien no tenemos aún pruebas concluyentes, en este momento parece altamente probable que el edificio de culto que estamos excavando sea el Serapeo.

Por último, en el sector 16 hemos ocntinuado la excavación de la iglesia que se había comenzado en 2009. El gran número de recintos religiosos detectados en este gran edificio fortificado nos hace pensar que podría tratarse de una gran villa tardorromana que se acabó convirtiendo en monasterio, uno de tantos que rodeaban la ciudad de Oxirrinco. Cabe señalar, además, que entre los fragmentos de piedra con decoración faraónica reutilizados como decoración bizantina, han seguido apareciendo este 2010 y que proceden probablemente dle propio Osireion, hemos encontrado este año parte de un cartucho faraónico que corresponde a Ptolomeo II Filadelfo (283-246 a.C.). Además hemos encontrado media lápida con una datción del año 402 de la era de Diocleciano, es decir, del año 686 de nuestra Era, documento excepcional por que nos situa la utilización de esta iglesia después de la conquista árabe.

Los trabajos del Sector 2D han sido realizados por Hassan Amer, Jordi Campillo, Núria Castellano, Maite Mascort y Esther Pons, con la colaboración de Anaïs Tillier e Irene Riudavets. Los del Sector 24 por José Javier Martínez, María Luz Mangado, MArgerite Erroux-Morfin y Hassan Amer. Por último el sector 16 por Eva Subias.

También han sido miembros de la Misión de este año con tareas diversas las siguientes personas: Concepció Piedrafita, Jordi Segarra, Antonio López Cano, Annie Perraud, Roger Xarrier, Bernat Burgaya, Lluís Marí, Teresa Lledós, Roberto Matías y Eloy Algorri.

Los inspectores dle Consejo Superior de Antigüedades han sido Mustafa Hamzi, George Mahfuz Aziz, Mohamed Kamal y Mohamed Chaban.

El director de la Misión ha sido Josép Padró y su representante Hassan Ibrahim Amer.

La campaña de este año ha estado patrocinada por las siguientes instituciones: Ministerio de Cultura, Departamento de Cultura de la Generalitat  de Catalunya, Iniversitat de Barcelona, Universitat Rovira i Virgili, Institut Català d’Arqueologia Clàsica i Societat Catalana d’Egiptologia.

Trabajos realizados en el Sector 2D

La campaña de excavación se inició el día 31 de octubre y finalizó el día 18 de noviembre de 2010. Los trabajos de excavación fueron dirigidos por Jordi Campillo y Núria Castellano.

Antecedentes

Los trabajos en esta zona se iniciaron durante la campaña de 2007, cuando se decidió ampliar por el sur el sector 2A, ya que al sur de la casa funeraria se observaban una serie de muros de adobe, algunos de los cuales presentaban decoración mural, lo que llevaba a pensar que la casa funeraria podía ampliarse hacia el sur, o se podía localizar otra estructura relacionada con el ámbito religioso. En las campañas previas se delimitó el sector 2D por todos sus frentes. Al norte, al este y al oeste el cierre de este sector se realiza con un muro de adobe, que al norte coincide con el muro sur de cierre del espacio de la casa funeraria.

Durante la campaña de 2009, se procedió a la excavación de la Casa Funeraria, con el consiguiente hallazgo de la estructura total de la tumba romana 11, así como diversas estancias relacionadas con otras tumbas, aún en proceso de excavación. Asimismo, el sector sur de esta zona quedaba claramente por debajo de la estructura del sector 2D.

Objetivos de la campaña 2010

El objetivo de esta campaña era proseguir los trabajos realizados durante el año 2009 en la zona norte con tal de poder localizar el resto de las salas de las diferentes tumbas romanas.

Resultados de la excavación 2010

 

Excavación de los diferentes ámbitos aparecidos

La excavación se inició en el sector norte, bajo el pasillo que rodeaba el sector y donde se habían excavado algunas de las inhumaciones más recientes. Esta zona limita al sur con el muro norte de la capilla C4. Por debajo se puso al descubierto un ámbito claramente doméstico, con la presencia de diversas banquetas. Algunas de ellas presentaban unas piezas de cerámica común con forma redonda encastadas en el pavimento. A destacar la presencia de un pavimento formado por diversos fragmentos cerámicos, donde se localizaron diversas monedas encastadas en el pavimento. Estas piezas, en mal estado de conservación, se han retirado a la espera de los trabajos del restaurador. Estas monedas serían un elemento fundamental a la hora de poder fechar esta fase del yacimiento.

Más al sur de estas estructuras domésticas se hallaron dos fragmentos de fuste de columna de piedra numulítica.

Paralelamente, al oeste de la capilla C4 se procedió a la excavación de la zona cercana a la cripta C2, donde había un horno y un recipiente utilizado como silo. Por debajo de esta zona empezó a aparecer un estrato formado por la descomposición de los adobes. Cabe destacar la presencia de parte de una estela donde se aprecian los pies de un personaje. Por debajo, apareció un estrato de arena amarillenta con gran cantidad de cantos rodados, que suele indicar la presencia de alguna estructura funeraria.

Al sur de esta zona se procedió a la limpieza hasta llegar a la bóveda de la cripta C5, no excavada en la actualidad. En esta zona sur se puso al descubierto una estructura de adobes de una sola hilada. En uno de sus muros se apreciaba la presencia de unos grandes bloques de piedra. Cuando se continuó la excavación, estas piedras resultaron ser la entrada a una nueva tumba romana: la T22. El acceso a esta tumba se realizaba mediante una escalera vertical que conectaba el exterior con un espacio a modo de distribuidor similar al exhumado en la tumba 11 y otras tumbas presentes en la Necrópolis Alta.

El distribuidor tiene unas dimensiones norte-sur de 1,70 m y este-oeste 4,24 m. En su interior se localizó una momia de un niño, que presentaba una pieza de madera, a modo de fusayola, un fragmento de la boca de un recipiente de vidrio soplado de color azul y una pieza de cerámica, prácticamente entera, al lado del brazo derecho. Un primer análisis del recipiente indica una cronología de época ptolemaica. El estudio de esta momia, así como de otras exhumadas durante esta campaña ha sido realizado por la Sra. Annie Perraud. El estrato que formaba parte de esta estructura era de arena de aportación eólica. Destacan la presencia de otras dos piezas prácticamente enteras y unos materiales que parecen estar relacionados con la momificación.

El muro norte de este distribuidor presenta dos entradas. En cada una de ellas se inhumaron diferentes individuos, muy bien momificados, con presencia de vendas pero sin ningún tipo de ajuar. Estas dos entradas conducen a dos salas, que estarían abovedadas, pero de cuyo techo no queda más que el arranque de dicha bóveda. La sala occidental se encuentra aún en proceso de excavación, debido a la gran presencia de inhumaciones, todas ellas momificadas. A destacar la presencia de una figurilla de madera pintada, similar a la de Ptah-Sokar-Osiris.

Durante la excavación de la sala oriental se puso al descubierto un cartonaje de momia, del tipo que acaba por debajo de los pechos. La orientación era este-oeste, con la cabeza hacia el oeste. No estaba colocada en su posición original, ya que se encuentra sobre el costado derecho del rostro. Se aprecia mucha decoración, con una peluca y una diadema con rosetas. En la parte superior de la cabeza se apreciaba un curioso motivo de dos babuinos adorando el disco solar. Bajo la peluca se aprecian motivos claramente faraónicos, como frisos de ureos, el difunto adorando una imagen de un Osiris sedente y los cuatro Hijos de Horus. El difunto era una mujer, hecho que se constata por la presencia de flores en la zona de los pechos. Al no contar con la presencia de un restaurador, se realizaron unos trabajos de urgencia con tal de poder consolidar in situ el cartonaje a la espera de la llegada del especialista.

  Excavación de la cripta C4

Un caso diferente lo constituye la cripta número 4, que no se había podido excavar ya que presentaba un gran peligro de derrumbe. Efectivamente, al inicio de la campaña, el muro este había cedido prácticamente, imposibilitando la correcta extracción de las inhumaciones. Mientras se retiraban las diferentes inhumaciones se ha podido constatar que corresponden, la mayoría al segundo tipo, donde el individuo está amortajado con un tejido fino con restos de color rojo. Por encima está recubierto con ramas de palma entrelazadas con cuerdas.

Otros individuos están enterrados siguiendo el primer tipo, con una mortaja fina y depositados dentro de una caja de madera, clavada con clavos de hierro.

Al norte de la cripta, una vez desenterrados todos los individuos, se aprecia la presencia de un muro de piedras blancas, posiblemente de una nueva tumba romana.

Trabajos de limpieza

Al mismo tiempo, y para facilitar la circulación de los obreros, se amplió la zona hacia el este, fuera del muro 22307, que cerraba todo el recinto. Ha aparecido otro muro en dirección este-oeste, que parece formar parte de otra estructura ajena al recinto.

 Material recuperado durante la excavación

Referente al material extraído de los trabajos de excavación, se ha procedido a su limpieza, clasificación, estudio e inventario.

Casi todo el material recuperado en la excavación pertenece a recipientes de tipo doméstico, mayoritariamente ánforas de producción local (LR7), alguna pieza de vajilla fina (sigillata local tipo K, O y algún pequeño fragmento de sigillata africana u oriental), cerámica común de cocina, muy bien conservadas.

Entre el ajuar funerario que forma parte de algunos de los individuos inhumados en la cripta 4 destacan dos pequeños brazaletes redondos de bronze, un pequeño “tesorillo” de monedas y cuatro cuentas de collar.

Hay que destacar la conservación de diferentes recipientes realizados con tejidos vegetales.

Trabajos de topografía

Durante la presente campaña se ha procedido a realizar la topografía del sector, a fin de actualizar el plano de la necrópolis alta. Por una parte, se han actualizado las diferentes estructuras de época bizantina excavadas bajo las halladas durante la campaña 2009. Por otra parte se ha procedido a actualizar el plano de la nueva tumba T22, así como el resto de estructuras romanas parcialmente puestas al descubierto durante la campaña anterior.

TUMBA 11

Durante esta campaña se ha continuado trabajando y ampliando el Sector 2D, situado en la Necrópolis Alta. Se comenzó excavando la habitación 3 de la TUMBA 11 de época romana (la habitación 1 y 2  ya habían sido excavadas anteriormente), en la cual se hallaron, en el centro de dicha habitación, dos sarcófagos de piedra caliza completos, de cabecera redondeada,  y dispuestos: uno, Norte/Sur,  y otro, Sur/Norte, así como  las tapas de ambos, aunque una de ellas estaba partida. En ellos se encontraron dos cuerpos en muy mal estado de conservación,  sin ningún tipo de ajuar funerario.

Por otro lado, se comenzó a ampliar el lado S.E., y E. en donde se encontró un nivel cristiano con muros de adobe en la parte superior, y bajo éste, diversas tumbas de piedra (TUMBAS 24-31), también  de época romana.  Los bloques de piedra de las paredes de dichas tumbas estaban unidos mediante adobe, característica propia de esta época.

TUMBA 23

Esta tumba consta de 3 habitaciones, una de las cuales ya estaba totalmente excavada (hab. 1), mientras que las otras dos lo estaban parcialmente. En la habitación 3 se encontró una escultura completa en bronce del pez Oxirrinco. Tanto en la habitación 2 como en la 3 aparecieron alrededor de 60 muertos, muchos de ellos momificados y un porcentaje elevado eran bebés y niños. Ninguno de ellos presentaba ajuar funerario, ni restos de cultura material. La disposición de los cuerpos no presentaba un patrón fijo (unos N/S,  y otros, S/N), ni tampoco  la postura de las manos (unas sobre la pelvis, otras sobre las caderas y otras apoyadas en las piernas).

Bajo este nivel de muertos se hallaron dos momias, una en cada habitación. La de la habitación 3 estaba momificada (se ha guardado en almacenes para su estudio), en el interior de un ataúd de madera decorado y  con inscripciones, completamente descompuesto. La momia de la habitación 2, estaba cubierta con un cartonaje (Época Saíta) decorado con una peluca tripartita, un collar Usaj, inscripciones en negro  y escenas funerarias:   dos  Anubis sedentes y enfrentados sobre las puertas y flanqueando la inscripción  (en los pies); Isis sema-arrodillada y alada (centro); hijos de Horus (laterales).  El cuerpo estaba en muy mal estado de conservación, y totalmente quemado.

TUMBA 24

Esta tumba constaba de 3 habitaciones.  En la habitación  1 se localizaron 4 cadáveres, de los cuales dos tenían una hoja de oro asociada, y uno de ellos todavía la conservaba en la boca.  En  la habitación 2 se encontró una ofrenda que consistía en un conjunto de ánforas de época romana. Dada la diferencia  de nivel, dicha ofrenda no puede considerarse que fuese de los muertos antes mencionados, por lo que probablemente la habitación 1 fue reutilizada posteriormente. En cuanto a la habitación 3, no se halló ningún resto de cultura material y ningún cuerpo.

TUMBAS 25, 26, 27 Y 28

En las tumbas 25, 27 y 28 no se hallaron restos de cultura material, mientras que en la tumba 26, se encontró, en la parte superior, el cuerpo de un niño con cartonaje, en muy mal estado de conservación, y un ánfora. Todas ellas constan de una sola habitación.

TUMBA 29

Esta tumba consta de una única habitación en cuyo interior se hallaron varios objetos que conformaban una ofrenda, aunque no se encontró el cuerpo al que iba destinada. Dicha ofrenda estaba compuesta de 2 platos, 1 bol, 2 vasitos, todo ello en arcilla (muro oeste), 1 jarrita, 2 ollas, 1 vasito, también en arcilla (muro este), y dos bases de botellas de vidrio (centro de la sala).

La pared Norte, probablemente reutilizada,  tiene una decoración pintada en diversos colores: amarillo, negro, rojo, verde, que representa una escena funeraria con dioses  (Osiris, Isis, hijos de Horus), portadores de ofrendas,  animales (halcón, pez, chacal, toros), y Tíbet de Isis y De de Osiris.

La pared estaba flanqueada por dos estatuas de leones sedentes, mirando al frente.

TUMBA 31

La TUMBA 31, está situada en el lado S.E. de este Sector. Se trata, de momento, de una habitación construida con bloques de piedra, unidos con adobes (época romana), de aspecto rectangular, con arranque de techo abovedado. En su interior se ha encontrado una momia con cartonaje en color blanco, bastante intacto (salvo zona central), aunque en no muy buen estado de conservación. Esta momia iba acompañada de un ajuar funerario consistente en diversos recipientes cerámicos (uno de ellos contenía restos de leche), tapón de ánfora de vino, cereales germinados, piñones, ramas de vid, y huesos de animales, quizá camellos, y un ave junto a dos ladrillos de adobe.

La habitación se mete en el perfil Este, que es por donde además, se encuentra la entrada, por lo que no es posible saber si se trata de una tumba de una sola estancia o por el contrario constaba de más. El año próximo se verificará una cosa u otra.

Trabajos realizados en el Sector 24

Durante esta campaña se ha continuado  a trabajar en en el, SECTOR 24, situado en la Necrópolis Alta, al S.E. de la Tumba 14 y al norte del sector 26 tras la excavación de urgencia realizada durante el año 2008. Se han seguido los trabajos de excavación del mes de octubre iniciados por José Javier Martínez.

 Se ha procedido a la limpieza y ampliación del sector por la parte norte, sur y noreste. El trabajo fundamental se ha centrado en la limpieza de arena y materiales de derribo sobre el templo y en la búsqueda de los muros que delimitan el edifico.

 En el mes de octubre se realizó una prospección geofísica con radar en este sector. Del informe emitido,  destacamos en resumen: la delimitación del templo por un muro , una inflexión del terreno en la parte este, y pequeñas alteraciones hacia la parte este del templo.

 En general podemos definir el edificio como  un templo de planta basilical, sostenido por al menos cinco hileras de columnas con fustes lisos y capiteles corintios algunos muy elaborados, y a los que luego nos referiremos con detalle. Los periodos de ocupación según la estratigrafía, así como los materiales encontrados podemos  señalar: siglo III a. de C., siglo I, siglo III y IV, y siglo VI-VII, para un después abandono del templo.

 El uso del edificio como iglesia cristiana y de enterramiento justifica las tumbas coptas de tipo pozo encontradas, algunas ya excavadas entre las campañas del 2008 al 2010. En este periodo de han identificado los limites de varias tumbas que no han sido excavadas  y algunos fragmentos de pavimento alternos bien situados. Señalamos como indicador que las tumbas de la parte este del templo presenta una estructura hecha de adobes, ladrillos y bloques de calcárea con la reutilización incluso de un frontón clásico decorado. Este tipo de estructuras ha llevado a pensar que se trate de espacios de construcción anterior al siglo I a. C.

 En la parte norte del templo se ha limpiado la superficie hasta el pavimento original, donde sobresalen en la zona más al norte una serie de muros de adobe que seguramente delimitan tumbas, y algunas bases que hemos identificado como posible bases de columnas. En la zona noreste hay un desnivel del terreno y un descendimiento del nivel del templo, lo que debería estar comunicado entre sí por una rampa o escalera que no se ha podido identificar por el mal estado conservado. Se han hallado dos capiteles  corintios de factura extraordinaria, con bellas hojas de acanto, ambos caídos, que poseen  la mismas dimensiones y características que los capiteles hallados en la campaña 2008.

 Destacamos igualmente el hallazgo en la ampliación noreste, a un nivel inferior de diversas tumbas coptas con dos tipos de características:

 A-Forma rectangular delimitadas por bloques o ladrillos.

 B- Pequeñas bóvedas formadas por un túmulo de tierra, con ladrillo o adobe en el mejor caso.

 En la parte sur del edificio se ha limpiado la capa de arena hasta el nivel del pavimento. En la parte este hemos encontrado dos basas de columnas bien dispuestas, un fuste y algunos bloques de losas y piedras formando un cuadrilátero, lo que nos hace pensar que es una parte del templo con un uso determinado, posteriormente utilizado como tumbas durante los siglo VI o VII. También existe un muro de bloques de piedra formando ángulo. Próximo se encuentra un capitel corintio. Un poco más al este de la serie de bloques citados se han hallado dos  largos fustes de columnas caídos que corresponden a algunas de las columnas que sostenían inicialmente el edificio.

 Al oeste del citado del conjunto han aparecido una base de columna y  números bloques muy bien trabajados, algunos decorados con motivos geométricos y bloques semicirculares. En el extremo, ya a la altura del altar aparece un amplio muro de bloques de piedra calcárea, ladrillo y adobe, que coincide con la misma forma y disposición  de la estructura linealmente opuesta en la parte norte del templo. Ambas parecen corresponder al arranque del ábside en ambos extremos del edificio. En esta parte ha aparecido parte del pavimento muy bien colocado y conservado.

 Tras la limpieza de los últimos días aflora en línea recta en todo el límite sur de la estructura un muro de adobe que nos indica que pueda tratarse del límite templario.

Durante la campaña del 2010 también se ha procedido a la restauración de ciertas partes del templo que se encontraban en mal estado: se ha reconstruido el pavimento de losas centrales excavadas en el 2008, se ha reforzado el gran  muro de adobe encontrado en la campaña 2009 y se ha revestido con bloques de piedra parte del estrato inferior de tumbas de la parte sur del templo con el fin de evitar derrumbes de tierra.

 En cuanto  a los materiales encontrados hay fragmentos de cerámica, fragmentos de relieves decorados, algunos con restos de pigmentación, monedas, un anillo, restos de mármol, una cabeza de escultura masculina y una piedra decoradas con una cruz roja (quizá la de consagración del templo).

Señalamos de forma particular alguna inscripciones sobre piedra calcárea y mármol ubicadas entre la capa de arena que cubre la estructura del templo.

Trabajos realizados en el Sector 16

La excavación se extendió durante los días 29 de octubre al 18 de noviembre de 2010.
Continuamos la excavación del área 16-6 que corresponde al gran edificio dentro de la fortaleza. Nos las arreglamos para limpiar el espacio principal casi completamente sin terminar de limpiar el pavimento con el fin de evitar la compensación. Al mismo tiempo, en la zona cerca de la cabecera, seguimos consolidando con el pavimento muna actualizado el año pasado.
La iglesia, con un plan de basílica, mide, en promedio, 28 m de largo y 19 m de ancho. La nave del sur, que tiene un banco y que había dado una tumba privilegiada el año pasado, este año proporcionó otra tumba a la continuación de la anterior pero más al oeste. Esta vez, sin embargo, el hoyo era más simple y no había inscripción. El cuerpo fue recuperado y depositado en la tienda para su estudio antropológico. Incluso más al este, descubrimos dos nuevas tumbas que delimitamos sin buscar los cuerpos del fallecido.
En la nave central y en la mitad occidental encontramos el sitio de un contra-corazón, delimitado por un capitel de piedra que todavía está parcialmente en su lugar. Está delimitado por pequeños pilares de esquina con la muesca para los tabiques de partición. En este recinto hemos desarrollado una estructura con la apariencia de cuenca cuya función no podemos especificar.
En cuanto al pasillo del norte, comenzamos a despejarlo al final de la estación, y todavía ser excavado aunque proporcionó ya la localización de una tumba con una losa inscrito. Sin embargo, la nave está más dañada en cuanto a las columnas, que se pierden a la base.
En el extremo oriental de la nave de la iglesia está la habitación B, independiente de la cabecera. Constituye un espacio con su propia función y está en relación con otra cámara anexa que extiende el edificio hacia el Norte. Después de despejar la estratigrafía, incluyendo la capa de destrucción de las paredes, encontramos el pavimento y los elementos arquitectónicos correspondientes por un lado a los pies de una mesa de altar y por otro a dos columnas para soportar una pantalla decorativo dentro de la habitación. El pavimento delimita el espacio de dos grandes losas y una tercera tapa que consta de pequeñas losas con una cruz grabada. Probablemente sería la portada de tres tumbas funerarias que no pudieron ser registradas este año. Toda la habitación tiene una decoración pintada en las paredes basada en una repetición regular de un patrón esquemático de un árbol en verde y un patrón esquemático de una flor rosa, partiendo de una base de unos veinte centímetros en color rojo.
El conjunto ha continuado proporcionando fragmentos de decoración arquitectónica que permitirán una restitución de la elevación, a veces todavía en fragmentos de relieve ptolemaico reutilizados.